Las pirámides, todos los misterios que rodean estas estupendas construcciones

Como-construyeron-las-piramides-de-Egipto-1

Una de las construcciones más espectaculares que se le ha atribuido al ser humano durante la historia han sido las pirámides. Construcciones formadas por más de dos millones de bloques de piedra, donde cada pieza pesa entre tres y sesenta toneladas que no dejan de sorprender por mucho que pase el tiempo.
Han existido siempre muchos misterios relacionados con la forma en la cual los humanos eran capaces de llevar a cabo dichas construcciones, muchas preguntas, muchas incógnitas que han suscitado el interés de diversos científicos e investigadores. Las pirámides siempre han sido y siguen siendo objeto de numerosas teorías.
La versión oficial es que las pirámides fueron construidas hace unos 5 000 años por esclavos de Egipto y que se empleaban como tumbas para faraones como Keops o Kefrén, pero ¿es esto posible?

 

Algunas preguntas relacionadas con las pirámides

Entre los múltiples misterios que rodean la creación de estos monumentos tan sorprendentes y emocionantes algunos de los más intrigantes son:

  • Uno de los misterios que más teorías ha suscitado ha sido quién llevó a cabo su construcción. La teoría de los esclavos egipcios, aunque oficial resulta un tanto complicada de asimilar si se tiene en cuenta que se construyeron en una época donde no se disponían de máquinas ni artilugios que permitieran mover piezas de esa envergadura. No se disponía de la tecnología de la que se dispone actualmente, hecho que ha dado pie a la aparición de las teorías de que fueron construidas por extraterrestres.
  • Si se observa una pirámide de Egipto desde su punto más alto se pude contemplar que solamente existe una desviación de seis milímetros de su punta respecto a su base. ¿Cómo es esto posible si no se disponían de medios para llevar a cabo una construcción tan grande con tanta precisión? Precisión asombrosa, con herramientas como rampas, poleas y troncos de madera, uno de los misterios más impactantes que rodean a estas construcciones.
  • Cuando los arqueólogos consiguieron entrar en las pirámides, supuestas tumbas de faraones, no encontraron ninguna momia en los sarcófagos. La teoría más aceptada relacionada con este hecho ha sido la de los profanadores de tumbas, pero para poder entrar en ellas los arqueólogos tuvieron que dinamitar parte de las pirámides, por lo que dicha teoría no parece muy verosímil. [/li]
  • Otro de los misterios que llaman la atención es que, si el proceso de construcción era algo tan asimilado en la época, por qué no aparece ningún jeroglífico que hace referencia al mismo. Los egipcios eran muy aficionados a detallar procesos en sus pinturas en las paredes, pero este proceso no aparece representado. Solamente alguna referencia a cómo movían más fácilmente los bloques con agua.
  • Las pirámides de Egipto están alineados con la constelación de Orión, pero las de Teorihuaca en México presentan la misma disposición, ¿cómo era posible que dos culturas tan diferentes y lejanas construyeran estos monumentos de una forma idéntica?

Muchas investigaciones se han realizado para poder desvelar algunos de estos misterios. Sobre el que más luz se ha arrojado ha sido la teoría que explica el movimiento de las piezas que componían estos monumentos con trineos de palos. Dicen los expertos que humedeciendo la arena conseguían deslizar mucho más fácilmente los trineos de madera para transportar las piezas. Empleando la humedad justa de la arena se puede reducir a la mitad la fuerza necesaria para empujar un objeto, pero ¿cómo sabían esto los antiguos egipcios? ¿podían saber la cantidad de agua a añadir fácilmente? ¿alguien les enseñó cómo hacerlo? Solamente se ha encontrado una pintura en una pared donde puede verse a una persona arrojando agua en la parte delantera del trineo, hecho que según los expertos demuestra la destreza de esta antigua civilización y confirma su teoría.
Estas construcciones siguen hoy día, millones de años después de su levantamiento, envueltas en numerosos misterios que les confieren un aire enigmático muy atractivo que quizá, algún día, consigamos resolver.