Supersticiones más comunes en Perú

Las supersticiones en general son creencias irracionales a las que se les atribuye una explicación mágica o mística a ciertos sucesos y fenómenos, que inclusive pueden ser considerados como amenazas que anuncian malos momentos en un futuro no muy lejano, así como también pueden anunciar buena fortuna, dependiendo de la situación que se dé. Según los expertos, en un intento por definir el término de superstición, aseveran que es una creencia impropia de la fe religiosa y que contraria a la razón por el simple hecho de no ser comprobable científicamente, por lo cual se dice que las supersticiones no tienen explicación alguna, pues se basan en la dogmatización de objetos, circunstancias o acciones a las que finalmente se les asigna un significado que va más allá de lo que es.

En este sentido, aunque la mayoría de las religiones están en contra de las supersticiones, hoy en día es prácticamente normal ver a un católico, por ejemplo, que cree en el poder de éstas, puesto que es algo prácticamente inevitable, ya que las supersticiones suelen basarse en las populares tradiciones que se dan en un lugar y momento determinado, las cuales constantemente se transmiten de generación en generación, persistiendo durante muchos años para terminar siendo culturalmente aceptadas por la sociedad.

Se puede decir que las supersticiones son mundialmente conocidas, y por lo tanto, probablemente te hayas dado cuenta que ciertas creencias son las mismas tanto en el norte como en el sur, como en el oriente y en el occidente del planeta, lo cual se debe a todos los viajes que realizaron nuestros antepasados y las conquistas que han sufrido muchos territorios alrededor del mundo, por ende, es más que obvio que Perú no se encuentra desligado a estas coincidencias supersticiosas que agobian a muchos otros países. De hecho, en Perú también se cree que es de mal augurio cuando un gato negro camina frente a una persona (una de las supersticiones más trilladas en la historia de la humanidad), cuyo significado remonta a la idea expresada por la Santa Inquisición, en la que afirmaban que el animal era la reencarnación del mismo diablo.

Perú es una nación supersticiosa como cualquier otra, con notables diferencias entre sus regiones, pues no se trata de estratos sociales sino más bien de las influencias familiares y sociales que recibe cada individuo. A pesar de que se conoce y se cree en varias supersticiones de orígenes externos, existen algunas supersticiones que se han descrito como autóctonas de Perú: una de ellas predica que cuando una libélula entra a tú casa, puede significar tres cosas, una visita inesperada, la muerte de un ser querido o brujería de alguien que quiere hacerte daño. Asimismo, de igual o peor augurio es la visita de una gran mariposa negra, asociada a la llegada de algo negativo y futuras tragedias.

Por otro lado, en lo que concierne a otras situaciones de la vida cotidiana, algunos ciudadanos de Perúalegan que cuando se le barre los pies a una persona, se le está borrando su fortuna. Del mismo modo, vender sal de noche y silbar a los billetes o monedas se considera como un indicio de pobreza con los que se ahuyenta el dinero. Sin embargo, no todo puede ser malo, pues algunas supersticiones en Perú presagian cosas buenas. Ejemplo de ello, ocurre cuando te encuentras un escarabajo de cabeza y lo volteas o cuando una mariquita se posa sobre ti, esos simples gestos de salvarles la vida o alegrarte con su presencia se traduce en buena fortuna.

A través de este conjunto de supersticiones que tienen lugar en Perú y en distintas partes de la Tierra, no cabe duda que es un tema controversial que merece la pena verlo con la mente abierta para entender lo complejo que pueden llegar a ser las tradiciones y la cultura de un pueblo.

http://peru.com/2011/10/30/actualidad/internacionales/conozca-10-supersticiones-mas-populares-noticia-27422